lunes, octubre 22, 2007

Castillo-Palacio de Malpica


El castillo-palacio de Malpica

Con pocas excepciones, los castillos señoriales han padecido severamente la incuria y el paso de los siglos. Sin olvidar que los mejores elementos artísticos de algunos de los más sobresalientes fueron arrancados y vendidos, casi siempre a compradores extranjeros; ejemplos prototípicos constituyen las enajenaciones del bellísimo patio renacentista del palacio de los marqueses de los Vélez en Velez-Blanco o de los maravillosos artesanados mudéjares del castillo de los duques de Nájera y Maqueda en Torrijos. Afortunadamente, no faltan algunas excepciones; entre ellas, las del castillo-palacio de Malpica, en el término toledano de Malpica, en la orilla izquierda del Tajo.

Convertida la villa en señorío, su titular fue creado, en 1599, marqués de Malpica; y,desde entonces, casi como un coto redondo, ha pasado hasta sus descendientes, hasta llegar al actual, Don Gonzalo Fernández de Córdova, duque de Arión y marqués de Malpica, que comparte la propiedad de la enorme finca rústica con su primo Don Carlos Falcó y Fernández de Córdova, marqués de Griñón, aunque le pertenece, en exclusiva, el citado castillo-palacio. Es de notar que la gran propiedad rústica constituye hoy dos modernas explotaciones agrícolas: una, dedicada primordialmente a cosechas hortícolas; y otra con afamadas producciones de vino (Dominio de Pusa) y aceite. Sin duda, esta ejemplar modernización de cultivos ha contribuido decisivamente a la conservación del castillo-palacio de Malpica.