jueves, julio 24, 2008

Castillo-Palacio de La Calahorra


El Castillo-Palacio de La Calahorra en Granada

Entre los castillos-palacios construidos por la alta nobleza castellana en la primera mitad del quinientos, sobresale el mandado levantar por Rodrigo de Mendoza, marqués de Zenete, hijo del Cardenal Pedro González de Mendoza, de quien había recibido este señorío en la Hoya de Guadix, entregado al purpurado por la Reina Católica en recompensa a su destacada participación en la conquista de Granada. En la capital de dicho estado, denominada significativamente La Calahorra, resolvió el marqués edificar, alzado sobre el ceno que domina la población, un castillo-palacio que no desmereciese de las principescas mansiones de otos miembros de su linaje, cabeza del cual era el marqués de Santillana y duque del Infantado.

Realizada bajo la dirección del italiano Michel Carlone, entre 1509 y 1512, la regia morada de La Calahorra, cuya dependencia más notable es el patio central, fue decorada al modo del cuatrocentismo italiano, reconvertido en plateresco, con extraordinaria profusión de columnas, escudos nobiliarios y elementos característicos del grutesco, labrados en alabastro. En el transcurso de cinco siglos, el palacio siguió las vicisitudes del título a que estuvo vinculado. A la muerte de Pedro de Toledo y Salm-Salm, el ducado del Infantado y, con él, el marquesado de Zenete, a través de la Casa de Benavente, pasaron a la de Osuna, de la que salieron cuando el hijo natural de áquel vió reconocidos sus derechos al citado título. La notoria solidez del edificio le ha permitido resistir relativamente bien el paso del tiempo, si bien mediado el siglo XIX había perdido por traslado o enajenación, los componentes más valiosos de su riquísimo mobiliario y colección de armas.

Información relacionada con Castillo-Palacio de La Calahorra: